Google+

16 jun. 2017

Conduje, epitafio

120, 130, 140. Tiemblo.

La sensación de vacío invade el cuerpo junto con la de no ser nada. Mas que alguien, siempre oculta. No sentir valoración mínima, puñetazos de malos modos en su lugar. Constantes. No ser el motivo ni la ilusión, ni si quiera algo. Perder todo lo que antes tenía. Esta pena invade el alma, cada madrugada, ríos de anhelo sobre las mejillas. Utilizada en la confianza. Recogimiento absorto que decepciona. Ojalá no notar la mentira en tus ojos ocultos. Ojalá no me dolieras.
Ojalá aguas sin cauces.

La línea recta uniendo puntos imaginarios es ahora una curva cerrada. Volantazo.

No, esta noche tampoco será.
Tiemblo.

No hay comentarios: