Google+

24 ago. 2016

En el lado izquierdo del pecho.

No sé en qué punto exacto llegaste a tocarme un poquito el corazón.

A devolverme la ilusión,
antes de querer volver a ilusionarme.
Antes de volver a estar lista para destrozarme,
para enseñarte mi pasado,
mis cicatrices,
mis miedos.

Como si una, alguna vez,
estuviera lista para tempestades de madrugada,
para huracanes que llevan tu nombre
pegado en la espalda.

Tampoco sé si fue fruto del azar,
del deseo tardio,
de la madurez
o de la estupidez.

Lo único que sé es que están de más
todos esos días en los que no estás
porque desde que te conozco,
adoro despertarme
y contar un día menos.
Aunque lo que me gustaría sería contar
un día más pero contigo al lado.

Desde que te conozco,
tengo un te quiero en la garganta
junto con un te echo de menos constante.
Que le acompañan las ganas de volver a tenerte entre mis brazos
y no sólo en el lado izquierdo del pecho.

No hay comentarios: