Google+

3 abr. 2016

Mi universo imaginario

Siempre has sabido que eso de dejarnos el cielo a los pies, se nos dio demasiado bien.
Que posicionar las estrellas en el firmamento, era tarea de críos si nos sabíamos nuestras espaldas de memoria. Que el mundo no es más mundo desde que llegaste, pero sí mío.

Lo que no sabes, es que mi universo se convirtió en paralelo cuando cortaste con la perpendicular de tu saber, mi horizonte de sucesos.
Estallándome en supernova.

Quizá tampoco sepas, que de ti aprendí que las personas son como relojes de arena, en el que cada grano cuenta. Y mi playa rendida a tu querer.
Tú, querer amor.
Yo poesía y tu arte.
Sin poder amarte.

Me enseñaste, aun sin desearlo, que melodía no es sólo lo que sale de tus dedos por las noches, al tocar las cuerdas sino las risas, cada mañana al despertarme.
Que los atardeceres huelen a ti pero que siguen siendo especiales, si no estás.

Llegaste a tal punto, que la gravedad fue tan intensa, que el espacio y el tiempo se unieron.
Ahogándome aceleradamente.
Y yo, necesité ambos.

Por eso, me quiero sola,
en singularidad desnuda.

No hay comentarios: