Google+

7 oct. 2015

Nos dejamos

Y entonces, simplemente, dejamos de guardarnos.
Cada noche, cada conversación, cada profundidad.
Dejamos de lado las preguntas.

Y preguntarnos, también lo dejamos de lado.
Nos dejamos escapar, mucho más allá de hacernos.
Nos dejamos de besos, de abrazos, de todas esas posibles conjugaciones físicas de dos cuerpos, del tuyo y del mío.
Y esto último, nunca me importó.

Nos dejamos escapar e igual esta huída,
sí que se me ha metido en el lado izquierdo del pecho.

Nos dejamos, sin más.
Y la paz me dejó.

Y es que paz, no se encuentra con cualquiera.
Porque hay personas, que son paz y a la vez guerra pero que siempre hay tregua con ellas. 
Que huelen a nuevo pero que suenan a desde siempre. 

Y tú, has sido mi paz y mi guerra, nueva, que suena a desde siempre.


"Nunca sabemos quién nos está echando de menos, 
quién nos está leyendo,
quién nos está escribiendo,
ni quién nos está olvidando. "

No hay comentarios: