Google+

28 nov. 2015

Cuando no le escribes a nadie, te lo inventas

Las calles de Madrid pueden tener muchas más historias, que las que me contabas antes de dormir, pero ninguna de ellas, con tanta magia como las nuestras.
Siempre fuiste de ponerle a cada punto, el polvo de hadas.

Pueden estar repletas de enormes vías en las que perderse, sólo es la única manera de encontrarse, pero es que siempre he preferido perderme en cada curva, que formaban las sábanas con tu cuerpo y encontrarme en cada poro de tu piel, cuando estabas a punto de estallar.

Quizá pueda no caber ni un ser humano más en 10 metros un 28 de junio, pero qué vacías están, si no estás. Si no hacemos de cada rincón, un escondite donde robarnos y quedarnos con las ganas.
Hasta la próxima esquina.


No hay comentarios: