Google+

14 mar. 2017

Enemigo mental

Ahí fuera, con delantal de pájaros sin luz
el ruido del asfalto
concita nuestra ausencia.
Charcos de acero
vierten aflicción
en la espera del humo tras los coches.
Erigida por élitros azules de luciérnaga agónica,
la noche palpita.

Aquí dentro, gimen y sueñan folios,
instantes robados, versos sin serlos.
Una ventana muda y soñolienta,
abierta a ningún sitio,
cerrada en las pupilas de la tarde.

No hay comentarios: